My Instagram !

10 razones por las que nuestro cine no despega

Me encontré este blog y me pareció muy interesante los puntos que se mencionan. Ya que son muuuy acertados. Ayer precisamente veía en un blog a dos foristas discutiendo sobre si el cine era "mejor" si era de denuncia (como hemos visto en muchas películas), creo que en éstos puntos se menciona muy claramente éste y otros temas:



Sacado de la revista ÖnderFilm, a través de entrevistas con gente de la industria del cine mexicano:

10. La temática de las películas mexicanas sigue siendo sufridora. Gran parte de la falta de confianza del público hacia las cintas nacionales recae en que parece que solo utilizaramos el cine como un instrumento de denuncia. Las historias del México triste, corrupto, pobre, jodido, dramático, sufrido, ya no impresionan a nadie. Debemos hacer historias comunes para una población de un país y no de una sola identidad federativa. Una de las funciones primarias del cine es el entretenimiento. Las industrias más fuertes del mundo, la de La India y Estados Unidos, son lo que son, ya que hay de todo para todos.

9. Falta de profesionalización de los que hacen el cine. Faltan productores que sepan de mercado, de distribución y estrategia. Que vean la peli como un producto de mercado. Que sepan de fondos de apoyo tanto nacionales como extranjeros. Los productores no viven de producir realmente, viven de su sueldo durante el rodaje. En México, el productor es el director y que además escribió el guión de la película.

8. La falta de dinero provoca círculos viciosos de endeudamiento. Antes de terminar el rodaje, ya se gastó parte del presupuesto de post-producción, lo que ocasiona un retraso para concluir las películas, pues nuevamente hay que conseguir capital.

7. Fuga de talentos. En México, los talentos se van del País, por lo cual constantemente estamos en pañales; pues la gente que hace algo bueno, de inmediato se va, llévandose su talento, experiencia y know how.

6. El Tratado de Libre Comercio. El otro día, me dijo alguien de Canadá que no entendía por qué no había más gente mexicana dedicada al cine, aprovechando el TLC. Me di cuenta de que no conozco el TLC más allá de la famosa excepción cultural. La verdad es que nunca pensé que lo podría aprovechar a favor. -Ricardo Torres, dir. de ÖnderFilm.

5. Mentalidad derrotista. En México, estamos los pobres cineastas, a quienes el gobierno no sólo no voltea a vernos, sino que nos quita dinero de la poca partida que nos da. Como comunidad, los cineastas estamos demasiado individualizados y creemos que -porque no nos dan dinero- no podemos hacer nada.

4. Inequidad en la distribución. El cine mexicano tuvo su época de oro mientras Estados Unidos estaba en la guerra, y todos sus recursos estaban encausados hacia la milicia. Para que esa gran industria, con gran empuje en la mercadotecnia, vuelva a replegarse y permita resurgir el cine no sólo mexicano, sino de muchos otros países, primero tienen que entrar en un conflicto que los lleve a destinar recursos a otras prioridades. En México se estrenan en primedio 300 películas al año: 250 son de Estados Unidos, 25 de otros países y las 25 restantes, o menos, son mexicanas. Claro, primero habrá que producir más películas.

3. Falta de guionistas. Faltan guionistas porque se paga mal este trabajo, y sin embargo es la base para una película. Si se gana tan poco, se debe buscar otro ingreso, con el obvio resultado de tener historias escritas en tiempos libres. Al no haber industria, no hay dinero y muchos talentos se dedican a hacer otra cosa.

Cuatro mil dólares por un guión, prorrateado entre 3 años de trabajo, sale como a mil doscientos pesos al mes.

-Guillermo Arriaga.

2. Falta de preparación de estudiantes y de directores. Tiene que ver con que los directores dirijan jóvenes. El promedio de ópera prima es de 34 o 35 años. Alguien más joven puede arriesgar más porque no tiene nada que perder. La preparación que se tenga es insuficiente sin el oficio, y a dirigir se aprende dirigiendo y equivocándose. Una vez más, sin industria, a dónde se van a canalizar todos los estudiantes de las pocas escuelas en el ramo que hay en el País. Tener una industria que reciba a todos los que quieren trabajar en esto, con posibilidades de crecimiento y que, a su vez, genere mejor preparación de los estudiantes.

1. No existe negocio en el cine. Mientras no exista una legislación en la que se apoye al productor, para que el invertir en cine sea un negocio, no habrá suficiente capital para realizarlo. Esta es la razón en la que se basa todo el conflicto. La forma en que se distribuye el dinero que entra en taquilla, le da menos al que más arriesga. El cine mexicano no va a ser una industria ni con el famoso peso de taquilla, porque este peso irá a dar a manos de un fondo gubernamental y volvemos al paternalismo. Para que un negocio se vuelva atractivo, debe generar ganancias a quienes invierten dinero. En México, a diferencia de cualquier otra parte del mundo, el productor es el último que recupera su dinero y además el que menor porcentaje se lleva al final de la cadena (sólo 15%). Sexo, Pudor y Lágrimas ha sido la película más taquillera, todo un blockbuster y para sorpresa del productor, cuando le tocó su tajada, finalmente no recuperó su inversión.

-----

Esto sí que es un buen momento para reflexionar acerca de nuestro cine mexicano... ¿y usted, qué opina?

Comments

Popular Posts